Date un respiro y de paso a tus padres

Hay una gran cantidad de padres en nuestro país que el trabajo se convierte en toda su vida, sobre todo cuando los hijos dejan de estudiar y comienzan a mantenerse por su cuenta, pero al estar acostumbrados a sacar adelante tantos gastos no logran bajarle a las horas laborales, más aquellos que tienen negocios propios. Entiendo que lo hagan al inicio, mientras los nuevos profesionistas del hogar se acoplan a su nuevo modo de vida y a administrar sus ingresos, de los cuales una parte debería estar destinada para los cuidados y necesidades de la casa.

Este es el caso de mis viejos. Mi padre trabajo de lunes a domingo en su negocio y mi madre es niñera cuatro días a la semana, pero a eso hay que añadirle que ella es la que se encarga del cuidado del hogar, un trabajo muy pesado y, en ocasiones, tan mal pagado por nosotros. Por eso en cuanto recibí mi primera caja de ahorros, decidí que era hora de que ellos se olvidaran por una semana de todo y se fueran de viaje a alguna playa, pero se negaron. ¡¿Qué?! No querían ir solos, querían que fuéramos también mi hermana y yo. Para conseguirlo había que reducir gastos, pero no iba a privarlos de una salida. Hice cuentas y resolví que en lugar de una semana sería un fin de semana nada más, después encendí la computadora y después de una búsqueda encontré una página cuando escribí en Google ‘vuelos Volaris’, la cual me mostró precios muy accesibles en esta aerolínea, y adquirí los cuatro pasajes.

Si bien tuve que economizar para que pudiéramos disfruta en grande y sin privarnos de nada cuando estuviéramos allá, la alegría de mis papás al saber que la familia completa se iría a las paradisíacas playas de Cancún, los llenó de alegría, desde ese instante se olvidaron del trabajo.

Llegamos a Cancún y ambos no dejaban de enseñar los dientes debido a una gran sonrisa que se dibujó en sus rostros. Admiraban el mar en su máximo esplendor, sudaban por el cálido sol que nos daba la bienvenida y así iniciaron unas extraordinarias vacaciones. Aunque yo hubiera preferido que fueran ellos quienes estuvieran solos en plan romántico y por una semana, pero supongo que la mentalidad de los padres es siempre estar acompañados de sus pichones.

Si tienes papás a los que el trabajo los está devorando, puedes tomar la iniciativa y más si es producto de tu empleo, que bien lo tienes gracias al esfuerzo que ellos hicieron para darte todos tus estudios hasta culminarlos con una carrera. Sabes todo lo que tuvieron que hacer para estar en la preparatoria o la universidad que tanto querías. Se tronaban los dedos para pagar tus colegiaturas. Así que es hora de que tú hagas algo por ellos para devolverles un poco de los mucho que te han dado a lo largo de tu vida. No escatimes en gastos, bueno, tampoco te excedas, pero un lujito de vez en cuándo es un gran regalos para esos seres queridos que siempre han estado a tu lado.