Vive la aventura en la Sierra Gorda de Querétaro

Sierra Gorda es uno de los sitios predilectos de los amantes del turismo verde. Recibe su nombre gracias a la gran cantidad de montañas que se extienden por los Estados de Hidalgo, San Luis Potosí, Guanajuato y hoteles en Querétaro. Es una de las bellezas naturales dónde la aventura y el ecoturismo hacen la dupla perfecta.

En el corazón de la Sierra Queretana se ubica Jalpan de Serra, a tres horas de San Juan del Río, lugar que ofrece hermosos paisajes naturales en combinación con un pueblo mágico lleno de cultura e historia. Los visitantes pueden disfrutar de varias actividades como la pesca deportiva, visitas a la zona arqueológica Tancama, centro ceremonial huasteco, y degustar de una excelente gastronomía.

 Al sur de Jalpan está El Chuveje, cascada de más de 30 metros de altura. La oferta natural se complementa con los ríos Ayutla, Santa María, Escanela y Blanco; el Cañón de Santa María; la Presa de Jalpan; los cerros de la Media Luna y la Pingüica.

El pueblo es famoso por su legado religioso, ya que varios grupos de misioneros franciscanos radicaron la zona hace siglos. Entre sus principales joyas está la iglesia de Santiago Apóstol, fundada por fray Junípero Serra, a mediados del siglo XVIII. La belleza de esta iglesia resalta por sus adornos angelicales.

El Museo Histórico de Sierra Gorda es uno de los edificios más antiguos de Jalpan, el cual fue edificado en 1576 e incluso sirvió de cárcel por más de 50 años.

Para los amantes de la naturaleza, cerca de la Presa de Jalpan, se halla un centro acuático habitado por varias aves migratorias, el lugar es ideal para pasear en lancha y efectuar avistamiento de diversas especies. También está la Cueva del Puente de Dios, caracterizada por una densa vegetación. A unos ocho kilómetros está la Cueva del Diablo y a dos más la Cueva del Aguacate.

Finalmente la zona ofrece diversas actividades de ecoturismo. En el Campamento San Juan de los Durán, por ejemplo, se puede realizar senderismo interpretativo, ciclismo de montaña, observación sideral y talleres artesanales.

Los mejores destinos turísticos, son aquellos que nos permiten estar en contacto con el mundo natural, pero al mismo tiempo nos dejan una gran experiencia cultural y enriquecen nuestro sentido con sus sabores y colores.